La evolución del aprendizaje móvil

Por Francisco Javier Delgado Cepeda
fdelgado@itesm.mx

Hace sólo siete años la revolución iniciada por las nuevas generaciones de dispositivos móviles, hicieron posible que en 2013 se convirtieran en el medio principal de acceso a Internet versus la vía tradicional que hasta entonces eran las computadoras. Nuestro mundo se volvió realmente global y ubicuo a partir de ahí. Desde ese año, el mercado de aplicaciones móviles ha sido el sector productivo que más rápido crecimiento ha tenido en la historia, permeando inevitablemente el ámbito educativo y creando lo que hoy se conoce como aprendizaje móvil.

El mercado de aplicaciones móviles ha sido el sector productivo que más rápido crecimiento ha tenido en la historia.

Hoy en día los niños y adolescentes utilizan estas tecnologías de forma natural, buscando información para estar conectados con el mundo todo el tiempo. Experimentan con cada aplicación que utilizan, aprenden por sí solos sobre la información que consultan y desarrollan diversas habilidades. Algunos, han logrado hacer de estos medios una plataforma de aprendizaje que supera la educación formal a la que tienen acceso. No obstante, los educadores no nos hemos adaptado lo suficientemente rápido a esta realidad y aún no asimilamos adecuadamente ni su alcance, ni cómo adaptarlas adecuadamente a la educación. Así, en lugar de verlas como aliadas, iniciamos a veces una crítica encarnizada contra ellas sin poder ofrecer algo más atractivo dentro del aula.

Irónicamente, en algunos lugares donde hay más necesidad, estas tecnologías están siendo disruptivas. En África, por ejemplo, muchos niños tienen una educación basada en tecnologías móviles, ya que por seguridad, tiempo y complejidad de desplazamiento, resulta difícil atender la escuela diariamente. Para ellos, estas tecnologías son el acceso a la educación que ningún otro medio les brindó jamás. Sorprendentemente muchas compañías y educadores están tomando estos escenarios para apoyar, experimentar y mejorar la experiencia de enseñanza-aprendizaje.

Los niños experimentan con cada aplicación que utilizan y aprenden por sí solos.

Para sostener el ritmo de crecimiento de la tecnología que hoy tenemos, dentro de una década, necesitaremos un número más grande de científicos e ingenieros que los que el sistema escolarizado puede proveer. Si no tomamos las medidas necesarias en un futuro tendremos un gran vacío o impasse tecnológico. Los gobiernos están apostando por estas tecnologías por su alcance y flexibilidad que brindan para hacer llegar la educación a todos los que la requieran, pero aún hay un reto muy grande y es que la educación recibida por este medio posea la profundidad y motivación necesaria.

En sus inicios la tecnología móvil estuvo basada en computadoras portátiles y teléfonos móviles rudimentarios. Hoy ha evolucionado para generar una serie de productos que potencialmente bajo una planeación, ya sea académica o por parte de los padres, puede modificar el ámbito educativo en una forma que aún nuestra resistente sociedad no ha considerado del todo de forma seria y creativa. La tendencia en educación hacia el aprendizaje móvil combinado con un componente presencial, se pone cada vez más en boga y es parte de lo que se conoce como aprendizaje híbrido.

Una tendencia en educación es el aprendizaje móvil combinado con un componente presencial que se conoce como aprendizaje híbrido.

Tomando en cuenta la situación expuesta, algunos profesores han aprendido a crear materiales multimedia que masifican la enseñanza mediante el aprendizaje móvil porque es necesario cerrar el círculo de aprendizaje y evaluación, pues existe un vacío aún sobre la calidad y profundidad del conocimiento que se adquiere en el aprendizaje en línea. Es así como el aprendizaje adaptativo y las analíticas de aprendizaje están desarrollándose para convertirse en tutores y evaluadores personalizados en línea, aunque esta es la parte más compleja de realizar y por ello es que los componentes presenciales son necesarios. El objetivo, es lograr que los alumnos se interesen por sus aprendizajes básicos, aprendan a investigar y aprovechen mejor el apoyo del profesor para los problemas más complejos.

Existen muchas aplicaciones educativas gratuitas que puede empezar a explorar el día de hoy, sin importar de qué nivel educativo sean sus alumnos o sus hijos. ¿Ha descargado alguna vez una aplicación educativa móvil que considere útil para ellos? o ¿los ha alentado a tomar algún curso totalmente en línea? Y entonces, ¿se ha sentado con ellos a aprender juntos? Hágalo, se sorprenderá de lo que puede lograr con un poco de dirección, empeño y disciplina de ambas partes. ¡Pero no los deje solos! La aplicación no está ahí para sustituir su apoyo sino para potenciar lo que con su experiencia puede lograr en conjunto.


Acerca del autor:

Francisco Delgado es profesor investigador del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México. Es doctor en física y ha trabajado en innovación educativa en la ciencia y la ingeniería.