Saber investigar para enseñar mejor

bigstock--185235922.jpg

La investigación obliga al docente a estar al día sobre temas contemporáneos, haciendo de su clase un espacio de reflexión actual y enfocado en la realidad de los estudiantes.

Por Miguel Zaldívar Dávalos y José Carlos Vázquez Parra

¿Qué entendemos por investigar? Muchos académicos consideran que la investigación se centra únicamente en el proceso de búsqueda de conocimiento a partir de una metodología, pero eso no lo es todo. También podemos mencionar que es una parte esencial de la labor académica, ya que si el docente no está actualizado y bien informado en su disciplina y no participa activamente sobre lo que se investiga, ¿cómo esperamos que imparta una clase realmente actualizada? Desde esta perspectiva podemos decir que quien sabe investigar y aplica estos conocimientos en el aula tiene toda la capacidad de poder enseñar mejor. Las competencias investigativas permiten desarrollar el pensamiento crítico, cuestionar lo establecido y plantear respuestas a partir de argumentos académicamente óptimos, abriendo la posibilidad de generar innovación en nuestra práctica docente.

Lo anterior nos lleva a otro cuestionamiento, ¿para qué sirve encontrar respuestas si estas no se comparten? La Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal (Redalyc) es muy clara al responder este cuestionamiento y en su página web podemos leer la siguiente frase: “la ciencia que no se ve, no existe”.

La investigación es una parte esencial de la labor académica. Quien sabe investigar y aplica estos conocimientos en el aula tiene toda la capacidad de poder enseñar mejor.

Partiendo de esta premisa, y con un marco de referencia que ubica a la investigación como una piedra angular de los procesos educativos, diversas instituciones consideran la necesidad de promover la vitalidad intelectual entre su cuerpo académico, esto es propiciar la posibilidad de crear conocimiento, pero también compartirlo por medio de algún proceso de divulgación de la ciencia.

Lamentablemente, solo algunas áreas académicas consiguen responder a esta necesidad. En la mayoría de los casos los autores suelen ser los mismos investigadores que han publicado anteriormente. Áreas como humanidades, ciencias sociales o incluso los departamentos relacionados con administración y negocios, tienen una producción muy variable, y que, en la mayoría de los casos, se relaciona más a la producción individual de algunos de sus profesores que a un trabajo colegiado del área.

Por ende, un grupo de profesores del Departamento de Estudios Humanísticos del Tecnológico de Monterrey, hemos desarrollado un modelo de 5 pasos con el que buscamos promover la investigación, producción y divulgación colegiada del área, creando una célula de investigación interna, cuyo objetivo primordial es promover la investigación y la publicación académica y divulgativa entre los profesores del departamento.

El desarrollo de competencias de investigación permite que los profesores se encuentren en un constante proceso de mejora, lo cual impacta positivamente en el dominio de su disciplina.

De manera específica, la labor de este proyecto busca a mediano y largo plazo: 1) Promover la vinculación en temas de investigación y publicación académica, con profesores de otros departamentos, 2) fomentar la divulgación de los productos, resultados y actividades académicas de investigación por diversos medios de comunicación, así como 3) acompañar y orientar a los profesores del departamento en su proceso de integración al sistema nacional de investigadores (SNI).

Modelo de 5 pasos para la promoción de la divulgación académica

  1. Definición de líneas de investigación y de aplicación del conocimiento

  2. Generación de una base de datos de revistas académicas adecuadas para el área

  3. Capitalización del conocimiento generado en el área

  4. Estructuración de equipos de trabajo

  5. Escritura y envío de artículos

Después de un poco más de un semestre de actividades (mayo 2017- enero 2018), la célula de investigación ya cuenta con algunos resultados, lo cual nos permite apreciar que, por lo menos a corto plazo, podría resultar ser una buena técnica para promover la investigación enfocada en un área del conocimiento, tanto en profesores consolidados, como en aquellos para los que la investigación es algo nuevo.

Como resultado, la célula participó en el desarrollo de 8 artículos académicos que se encuentran en proceso de arbitraje, además apoyó en la publicación de 7 artículos y revisó otros 6 que actualmente ya se encuentran aprobados para su publicación. Además, participó de la publicación de un libro coordinado, así como en la revisión de otro, en el que participan más de 21 profesores del Campus. Estos primeros resultados nos permiten apreciar una clara mejoría en la producción académica del área.

El desarrollo de competencias de investigación permite que los profesores se encuentren en un constante proceso de mejora, lo cual, impacta clara y positivamente en las herramientas y la información que tienen sobre su disciplina. Al igual que sucede con un curso de actualización, el investigar obliga a que el docente se encuentre al día sobre temas contemporáneos, haciendo de su clase un espacio de reflexión actual y enfocado en la realidad de los estudiantes. Cuando se enseña a jóvenes, la actualidad en el abordaje puede ser la diferencia entre una clase retadora e interesante y otra aburrida y desactualizada.

Una de las mayores responsabilidades de todo profesor es la actualización y la vitalidad intelectual en su disciplina, poder generar espacios que promuevan estos procesos intelectuales, y a su vez, la divulgación científica. Estas acciones resultan idóneas para el mejoramiento, no solo de los académicos y del prestigio de la institución en general, sino también, de cada aula y cada grupo en la que estos profesores participen.
 

Acerca de los autores
Miguel Zaldívar Dávalos (mzaldivar@itesm.mx) es Director del Departamento Regional de Estudios Humanísticos del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara.

José Carlos Vázquez Parra (jcvazquezp@itesm.mx) es Profesor del Departamento Regional de Estudios Humanísticos del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara.