Libros abiertos: una potente herramienta educativa, pero poco utilizada

bigstock-libros-aboertos.jpg

Los libros abiertos son gratuitos y los repositorios crecen día con día; con ellos, los profesores pueden enriquecer su cátedra y al mismo tiempo proporcionar a sus estudiantes material a la medida de sus necesidades. 

Por Kenneth Bauer

Uno de los principales problemas que afectan la experiencia educativa, sin importar que seas profesor o estudiante, es el acceso a libros. No es sencillo para un profesor pedirles a sus alumnos que compren más de un texto para profundizar sobre un tema. La realidad de muchos estudiantes universitarios es que ¿o comen o compran libros? En muchas instituciones educativas el acceso a las bibliotecas es restringido o en el peor de los casos es inexistente. Por otro lado, no es valioso para la educación recurrir a los mismos textos de siempre; aquella publicación de matemáticas de los años setenta es una fuente invaluable, sin embargo, la necesitamos complementar con fuentes actualizadas para afrontar los retos actuales. Entonces, ¿qué podemos hacer como profesores para afrontar este reto? Una alternativa son los libros abiertos. Una excelente herramienta que pocos profesores valoran y lamentablemente casi ningún alumno la utiliza.

En muchas instituciones educativas el acceso a las bibliotecas es restringido o en el peor de los casos es inexistente.

¿Qué son los Libros abiertos?

El concepto de libros abiertos nace del movimiento de Acceso Abierto (Open Access en inglés) y del Software Libre o Código Abierto (Open Source en inglés), cuya filosofía se caracteriza por permitir la diseminación de datos sin restricciones y libres de derechos de autor o patentes; cualquiera puede usar, transformar o mezclar dichos recursos. En México, la definición de Acceso Abierto está descrita en el artículo 65 de la Ley de Ciencia y Tecnología:

“Por Acceso Abierto se entenderá el acceso a través de una plataforma digital y sin requerimientos de suscripción, registro o pago, a las investigaciones, materiales educativos, académicos, científicos, tecnológicos y de innovación, financiados con recursos públicos o que hayan utilizado infraestructura pública en su realización, sin perjuicio de las disposiciones en materia de patentes, protección de la propiedad intelectual o industrial, seguridad nacional y derechos de autor, entre otras, así como de aquella información que, por razón de su naturaleza o decisión del autor, sea confidencial o reservada”.

Los Libros abiertos son una herramienta fenomenal que ha estado echando raíces en la red y que hemos ignorado por mucho tiempo.

De manera internacional el Copyright (C) protege las obras de los autores y les permite decidir en qué condiciones han de ser reproducidas y distribuidas. Así mismo, en el universo digital se sumaron las licencias Creative Commons (CC), que son un modelo simple y estandarizado que ofrece al autor la posibilidad de otorgar permiso al público en general de compartir y usar sus creaciones. Actualmente innumerables instituciones y creadores independientes comparten su trabajo bajo las licencias CC, desde obras literarias, videos, fotos, audio, investigación científica, hasta cursos educativos. Bajo estos estatutos cualquiera puede utilizar y transformar a su conveniencia los recursos compartidos, sin fines de lucro y dando atribuciones respectivas a los autores.

Beneficios de los Libros abiertos en la experiencia educativa

  • Los Libros abiertos son gratuitos y los repositorios crecen día con día. A pesar de que los profesores cuentan con acceso al acervo editorial de la institución para la que trabajan, en ocasiones es caro y complicado contar con títulos nuevos o de difícil acceso.
  • La mayoría de las licencias permiten a los profesores editar o mezclar estas publicaciones gratuitas para así crear un nuevo libro dedicado específicamente a las necesidades de su cátedra. Es decir, un maestro puede usar algunos capítulos de un libro y párrafos de otro según lo requiera.
  • Los profesores enriquecen su cátedra y al mismo tiempo le dan al estudiante material efectivo y a la medida de sus necesidades.
  • Los estudiantes pueden integrar diversas fuentes en sus investigaciones; eliminarán la restricción de disponer de un solo texto y podrán comparar una infinidad de recursos sobre algún tema en específico.
  • Ahorro económico significativo.
  • En formatos destinados a lectores digitales (ePub, formato estándar de eReaders), profesores y estudiantes pueden hacer notas sobre la lectura.
  • Eliminación de peso en mochilas.


¿Por dónde empezar?

  • https://openstax.org/ Organización sin fines de lucro de Rice University, cuyos libros son examinados y aprobados por profesores o especialistas de acuerdo con el tema de la publicación.
  • https://open.bccampus.ca/ Repositorio con 40 distintas áreas de estudio, cuya filosofía invita a los educadores a encontrar, adoptar y adaptar libros gratuitos.
  • https://www.doabooks.org/ Repositorio de libros de consulta gratuita, cuyas licencias de uso varían dependiendo la decisión de cada autor. 

Los Libros abiertos son una herramienta colosal que ha estado echando raíces en la red y que hemos ignorado por mucho tiempo. Los invito a explorar más a fondo los beneficios de utilizar los libros abiertos en su clase, a comparar diversas fuentes y a moldear su cátedra a la medida de las necesidades de sus alumnos. Compartamos el conocimiento y nuestra experiencia.


Acerca del autor
Ken Bauer (kenbauer@itesm.mx) es profesor en el departamento de Ciencias Computacionales del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara. Sus intereses incluyen la pedagogía abierta, el aprendizaje invertido, el conectivismo y la ingeniería de software. Ken ha hecho presentaciones internacionales sobre estos temas y actualmente es presidente de la junta directiva de la Flipped Learning Network.