Matemáticas Audiovisuales

Matemáticas Audiovisuales.jpg

El modelo educativo Tec 21 propicia que los alumnos apliquen sus conocimientos y colaboren de forma multidisciplinaria en la solución de problemas reales.

Foto: Bigstock

¿Qué podemos aprender haciendo un video musical? Tal vez esta pregunta pudiera parecer poco relevante si lo vemos desde un modelo educativo tradicional basado en la adquisición de conocimientos, sin embargo, desde el nuevo modelo Tec21, aprender haciendo ha tomado un significado más profundo.

El modelo educativo Tec21 del Tecnológico de Monterrey busca, a partir de experiencias de aprendizaje basadas en retos, desarrollar competencias y habilidades que doten a sus estudiantes de herramientas para enfrentar el mundo complejo que les tocará vivir. El objetivo principal de este modelo, así como de los elementos pedagógicos que lo integran, radica en que cada estudiante se convierta en un autogestor de su propio aprendizaje, aplicando conocimientos multidisciplinarios de manera práctica y colaborativa ante una problemática o situación real.

 

“El modelo educativo Tec21 busca que los alumnos se conviertan en gestores de su aprendizaje, aplicando conocimientos de múltiples disciplinas de forma colaborativa ante una problemática real.”

 

Un ejemplo de este tipo de proyecto son las “Matemáticas Audiovisuales”, un bloque de tres disciplinas diseñado para que los participantes desarrollen un proyecto en el que interactúen tres tipos de lenguajes: matemáticas, música e inglés. La primera versión de este reto se enfocó en la generación de una propuesta para un video musical de una canción en inglés, producido bajo la técnica de slow motion, para la banda musical mexicana La Gusana Ciega. Se aplicaron conocimientos disciplinarios de las materias: lenguaje y narrativa audiovisual; matemáticas y física para el diseño; e inglés para negocios.

Enclavado en la licenciatura en comunicación y medios digitales, este bloque pretende que los estudiantes del primer semestre desarrollen, junto con tres profesores y un coordinador del reto, la habilidad de proyectar prototipos en los que apliquen conocimientos multidisciplinarios, los cuales, en esta ocasión se constituyen en un video musical. También pudieran desarrollarse en otros productos que igualmente reflejan esta interacción de conocimientos.

Las competencias que se desarrollan en este proyecto son:

1)    Creación de proyectos digitales audiovisuales e interactivos adaptables a distintos contextos y reproducibles a través de diferentes canales y plataformas.

2)    Aplicación de modelos, cálculos matemáticos y físicos a elementos de diseño de manera práctica en la creación de un video musical.

3)    Capacidad para expresarse de manera oral y escrita en inglés, en un nivel intermedio. 

Para demostrar su nivel de desempeño, cada participante es evaluado a través de la entrega de evidencias producidas tanto en el reto como en los módulos de aprendizaje, entre los que se incluyen una propuesta escrita, un plan de rodaje, un resumen ejecutivo, un Script log, un diagrama de cuerpo libre y cinemático, entre otros así como el video musical en su edición final y detrás de cámara.

 

“El mundo donde se desempeñarán los futuros profesionistas no solo es complejo, sino también multidisciplinario y diverso, mismo que debe ser visto como una oportunidad de vivir la colaboración desde la formación.”

 

Este proyecto tomó cinco meses de preparación y diseño al equipo de profesores y colaboradores, para definir el trabajo que realizarían  los estudiantes. La implementación de los alumnos se hizo en el semestre agosto - diciembre del 2018. La experiencia que todo el equipo vivió en este proyecto superó las expectativas.

Cabe señalar que, como docentes, la relevancia de este tipo de proyectos no solo radica en la posibilidad de desarrollar competencias en nuestros estudiantes, sino también sensibilizar a los alumnos sobre las ventajas competitivas de comprender la interacción de los conocimientos y las redes de colaboración que pueden generar en su práctica profesional.

A diferencia de los modelos educativos tradicionales, en los que los conocimientos se adquieren de manera aislada, pasiva y cuyas materias pocas veces se relacionan, este tipo de prácticas docentes se construyen desde la realidad y para la realidad. El mundo donde se desempeñarán los futuros profesionistas no solo es complejo, sino también, multidisciplinario y diverso, mismo que no debe ser visto como un reto infranqueable, sino como una oportunidad de vivir la colaboración desde la formación.  

Invitamos a nuestros colegas a que se abran a este tipo de experiencias multidisciplinarias. Aunque el desafío pudiera parecer grande, la recompensa lo es aún mayor. Proyectos como el que aquí se proponen representan la riqueza del trabajo colaborativo que tanta falta hace en la preparación de los futuros profesionistas.

Acerca del autor

Arturo Alberto Hernández Medina (arturohernandez@itesm.mx) es Licenciado en Teaching English as a Foreign Language y Maestro en Educación con especialización en Lingüística Aplicada. Actualmente es el Director del Departamento Regional de Lenguas del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara.