¿Cómo utilizar el método de casos en la educación basada en competencias?

metodo-casos-educacion-basada-competencias.jpg

El alumno tiene que entender el problema a profundidad, es decir, en lugar de solo leer un caso, se le presenta una situación compleja con preguntas interesantes que generan reflexión.

Por Ján Rehák (janrehak@itesm.mx )

Los temas de socioformación y la educación basada en competencias son claves para la educación del siglo XXI. Para los profesores como yo, que utilizamos el método de casos en las clases, es importante descubrir la conexión entre esta técnica y los dos conceptos mencionados. Desde la perspectiva de la socioformación las competencias son percibidas como una actuación integral ante los retos del entorno. Esto implica ser capaz de desarrollar y poner en acción diversos saberes como: saber ser, saber convivir, saber hacer y saber conocer (Tobón, 2013).

El concepto de socioformación es un enfoque que trata de enfrentar los retos de la sociedad a través de diversas corrientes y perspectivas. Tiene como base el desarrollo de un proyecto ético de vida, la adquisición de competencias para afrontar los desafíos del contexto, ser capaz de emprender de forma creativa y trabajar colaborativamente.

Ya no podemos hablar tan solo de casos escritos hace 10 años que resuelven problemáticas básicas de empresas. Debemos generar casos de estudio enfocados en problemas reales, tangibles y de impacto social.

En la práctica, esto implica desarrollar casos de estudio enfocados en problemas reales, tangibles y de impacto social. Un problema que emociona, conmueve, y al ser resuelto ayuda no tan solo a desarrollar competencias en los estudiantes, sino que también aporta al desarrollo de la sociedad. El alumno tiene que entender el problema a profundidad, es decir, en lugar de solo leer un caso, se le presenta una situación compleja con preguntas interesantes que generan reflexión.

Un ejemplo que es relevante mencionar, es el caso que presentó Sergio Tobón sobre la implementación de la metodología enfocada en un problema complejo. El reto fue lograr la inclusión social de las personas que participan en pandillas y grupos delincuenciales mediante su incorporación a microempresas. Se trabajó en entender los intereses de dichos grupos,  las oportunidades del contexto, y se determinaron las mejores prácticas que han funcionado en otros casos de estudio realizados con similares características para identificar acciones creativas con el fin de lograr impacto y continuidad de la solución. El trabajo de los alumnos está basado en desarrollar propuestas para apoyar a los miembros de las pandillas para que se reincorporen en la sociedad por medio de sus relaciones laborales con microempresas. La respuesta al problema de la reinserción social no es solo una, por tanto, los alumnos están en la libertad de sugerir varias soluciones que pueden implementarse en equipo con las partes interesadas en resolver la situación desfavorable.

Es importante plantear un problema que emocione, conmueva, y al ser resuelto ayude a desarrollar competencias en los estudiantes, pero que también aporte al desarrollo de la sociedad.

En mi clase, utilicé este enfoque con el fin de desarrollar en los estudiantes competencias de emprendimiento y análisis estratégico. Para una empresa social en Allende, Guanajuato, identificamos cuatro retos enfocados en estrategias de crecimiento de la empresa con impacto social y desarrollo de agricultura orgánica. El grupo fue dividido en equipos y a cada uno se le asignó alguno los cuatro retos identificados.

Los alumnos visitaron la empresa, con lo cual pudieron entender el contexto, conversar con las partes interesadas de la empresa y así crear su propio caso de estudio. En cinco semanas pudieron desarrollar una metodología de análisis estratégico, crear alternativas de solución, validarlas e implementar aquella que consideraron más factible. Los equipos presentaron sus propuestas al panel de emprendedores, a los inversionistas y a los interesados de la empresa, y recibieron de ellos su respectiva retroalimentación y comentarios.

Las estrategias más viables para la empresa se están implementado en este momento, y varios de los estudiantes recibieron ofertas para colaborar con la organización. Los alumnos pudieron resolver un caso de estudio y aprendieron en la práctica de sus errores, validaron supuestos y se enfrentaron con retos reales del contexto.

Entendiendo la socioformación como el marco general para implementar el método de casos, el método mismo necesita evolucionar y ser modificado. Ya no podemos hablar tan solo de casos escritos hace 10 años que resuelven problemáticas básicas de empresas. Se necesita crear nuevos casos para implementar la educación basada en competencias desde la perspectiva de la socioformación. La posibilidad de implementar el pensamiento crítico y la capacidad de analizar problemas complejos en el entorno del estudiante, mediante el método de casos ayuda en el desarrollo tanto de las competencias transversales como de las disciplinares.

Como docentes necesitamos reflexionar sobre cómo modificar las actividades utilizadas en el salón para realmente formar competencias en nuestros alumnos. El método de casos tiene todas las características necesarias para ser modificado y utilizado de una forma ejemplar, integrando el enfoque de socioformación es posible implementar este método en diferentes áreas de conocimiento.

Acerca del autor
Jan Rehak tiene un Doctorado en Administración de Negocios con enfoque en emprendimiento inclusivo. Es profesor de emprendimiento y negocios en el Tecnológico de Monterrey, Campus Querétaro. Imparte clases de estrategia, modelos de negocios y emprendimiento. Es investigador candidato del Sistema Nacional de Investigadores CONACYT.