La ética y la enseñanza de la ingeniería, una vinculación necesaria

etica-ingenieria.jpg

El rol de los profesores en la enseñanza de la ingeniería es fundamental para influir en el desempeño profesional y ético de los estudiantes que se desempeñarán como profesionistas en esta área.

Por Jorge Membrillo Hernández

Existe una creciente evidencia de empresas globales consolidadas que han sufrido eventos relacionados a la falta de ética profesional en áreas de ingeniería. Uno de los casos más conocidos fue el evento que tuvo lugar en Alemania en la empresa Volkswagen, donde seis ingenieros en computación alteraron el software de los motores de coches diésel e instalaron en secreto un dispositivo electrónico en 11 millones de vehículos. Dicho dispositivo detectaba cuando el coche era sometido a controles de emisiones contaminantes y permitía que pasaran la prueba sin problemas, contaminando hasta 40 veces más del límite permitido. Por este suceso la compañía recibió una multa de casi 18 millones de USD. 

Otro caso desafortunado fue la caída del edificio Jinlong en Taiwán en el 2016, donde después de un sismo de 6.4 grados Richter, el edificio colapsó y dejó un saldo de  115 personas sin vida. El análisis de los escombros demostró negligencia de los ingenieros a cargo de la construcción del edificio, donde colocaron latas de aluminio en los muros y castillos de contención para ahorrar cemento, por ello, fueron condenados a prisión.

No por ser profesores de circuitos eléctricos, termodinámica o de sustentabilidad, estamos impedidos para sugerir dilemas éticos que pongan a prueba a los estudiantes.

¿Qué papel deben jugar los profesores en el área de ingeniería para mitigar este problema? Existe la Sociedad Internacional de Pedagogía en Ingeniería (IGIP) que tiene más de 40 años de existencia. Su objetivo es contribuir a la discusión de las nuevas estrategias pedagógicas para la enseñanza en dicha disciplina. En esta organización, profesores y expertos en pedagogía de más de 40 países se reúnen cada año para establecer directrices y evaluar los logros de las diferentes tendencias educativas. Este año, el tema principal que se abordó fue el creciente problema de la corrupción en el mundo y sobre todo se profundizó en el análisis del rol de los profesores de ingeniería y su influencia  en los estudiantes que se desempeñarán como profesionistas en esta área.

La integración de la Ética en los cursos de ingeniería debe ser una competencia transversal susceptible de medición en los procesos de acreditación. No por ser profesor de circuitos eléctricos, termodinámica o de sustentabilidad, los profesores están impedidos para sugerir dilemas éticos que pongan a prueba a los estudiantes. La ampliación en el conocimiento de las nuevas normas locales e internacionales sobre los procesos ingenieriles debe ser una materia de carácter obligatorio en la currícula de cualquier carrera de Ingeniería. Inclusive la propuesta del CEO & Executive Director de ABET (Accreditation Board for Engineering and Technology) es que las carreras de ingeniería se acrediten internacionalmente cuando cuenten con una amplia evidencia de desarrollo en dilemas éticos de los nuevos ingenieros.

La integración de la Ética en los cursos de ingeniería debe ser una competencia transversal susceptible de medición en los procesos de acreditación.

En un modelo de aprendizaje basado en retos o challenge-based learning (CBL), se pueden diseñar dilemas éticos reales y actuales que motiven a los alumnos a explorar y resolver problemas con ayuda de expertos tanto en Educación de la Ingeniería como en Ética. La propuesta de ejercicios realizados en el Tecnológico de Monterrey como la Semana i o el Semestre i, donde se abordan retos actuales con implicaciones sociales, éticas, científicas e ingenieriles, han sido objeto de análisis realizados por los expertos en foros internacionales, como lo fue en el reciente congreso: IGIP 2017, donde determinaron que con la inclusión de dilemas éticos a dichas experiencias, el CBL podría ser una filosofía de enseñanza en Ingeniería.

Una experiencia reciente de la aplicación de CBL en un Semestre i, fue la resolución de retos en la planta de producción de productos farmacéuticos de Boehringer Ingelheim, uno de los retos era la implicación ética de la disposición integral de los empaques medicinales que son desechados como merma por no aprobar el control de calidad de la empresa. Muchos de los empaques pueden constituir un peligro al ser reutilizados con medicamentos ajenos a la empresa en el mercado negro. Lo que es un problema ético y social grave en nuestro país. Estudiantes de la carrera de Ingeniería en Desarrollo Sustentable del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, diseñaron una estrategia de trituración de los empaques y reutilización de los materiales, lo que hoy en día constituye una alternativa sustentable y ética a este proceso en la planta.

El análisis de las nuevas tendencias en pedagogía de la ingeniería es un elemento fundamental en el desarrollo de los profesores, por lo que es importante estar actualizados y atentos a las nuevas estrategias didácticas. Si es de su interés, podríamos formar grupos de discusión para profundizar en el tema y analizar a detalle las bondades del CBL y si así lo requiere, analizar y diseñar experiencias de semestre i como la que aquí hemos mencionado.

 
Acerca del autor

Jorge Membrillo Hernández tiene un Doctorado en Biotecnología y Sustentabilidad por el King’s College de la Universidad de Londres y actualmente es Profesor del Departamento de Tecnologías Sustentables del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México. También es diseñador de los Semestres i con socios formadores e imparte los cursos FIT (Flexibility, Innovation, Technology) de la institución.