Aprendizaje híbrido: ¿el futuro de la educación superior?

laptop-mobile.jpg

Un creciente número de universidades está adoptando modelos de aprendizaje híbrido que combinan la enseñanza presencial con la instrucción en línea, creando así modelos educativos flexibles y acordes a los nuevos tiempos. 

En las últimas décadas, la educación superior se ha visto amenazada por el auge del Internet y los nuevos modelos educativos y métodos de entrega que han surgido gracias a este. Los MOOC (acrónimo en inglés de Massive Open Online Course), plataformas como Khan Academy, Lynda.com, Teachable, Udemy, Skillshare y universidades completamente en línea como la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), el College for America de la Universidad del Sur de New Hampshire o el modelo disruptivo que ofrece el proyecto Minerva, han obligado a las universidades a repensar sus modelos educativos. 

Es por eso que actualmente son muchas las universidades que han reconocido que más que una amenaza, el Internet y auge de la educación en línea representan una gran oportunidad para crear nuevos métodos de entrega que se adapten a las necesidades particulares de cada alumno y al cambiante mundo en el que vivimos. 

Es así como un creciente número de universidades está adoptando modelos híbridos que combinan la enseñanza tradicional, es decir presencial, con la instrucción en línea, creando así modelos educativos flexibles y acordes a los nuevos tiempos. 

Blended learning, traducido a veces como aprendizaje híbrido, semipresencial o combinado, es un modelo de instrucción que entreteje elementos de la clase presencial y el aprendizaje en línea. Sin embargo, esta propuesta va más allá de simplemente usar nuevas tecnologías en la educación, significa aprovechar las posibilidades que ha abierto el Internet para darle a cada alumno una experiencia más personalizada y de acuerdo a sus necesidades.

Concretamente, el sitio Blended Learning Universe (BLU), una iniciativa del Instituto Clayton Christensen para la Innovación, ofrece la siguiente definición:

Blended learning se refiere a un programa educativo formal en el que el alumno realiza al menos una parte de su aprendizaje en línea donde pueda ejercer cierto grado de control sobre el tiempo, lugar, ruta o ritmo del mismo. Mientras que otra parte de su aprendizaje se lleva a cabo en un espacio físico distinto a su casa y con algún grado de supervisión. Ambas modalidades deben estar plenamente integradas en el curso de su aprendizaje. 1

Está tendencia educativa ha estado gestándose desde la década de los 90 principalmente en los EE.UU. en los niveles de preescolar a preparatoria (K-12). Recientemente, gracias a la gran penetración de la Internet y la proliferación de herramientas tecnológicas ha adquirido relevancia mundial y ha habido creciente interés por adaptar esta idea al contexto universitario.

 

¿Cómo funciona?

Es importante puntualizar que cuando hablamos de aprendizaje híbrido, no nos referimos a una metodología de enseñanza o filosofía pedagógica en particular, sino a los canales a través de los que se imparte la educación; no es de sorprenderse, entonces, que varios modelos sean posibles. Entre ellos, destacan:

  • Rotación de estación - donde los alumnos rotan en grupo dentro de una misma aula a través de distintas ‘estaciones’ en horarios fijos. En unas de ellas realizan aprendizaje en línea, en otras actividades colaborativas, o clase con un maestro.

  • Rotación de laboratorios - similar al modelo anterior sólo que el aprendizaje en línea ocurre en un laboratorio de computación acondicionado para este fin específico.

  • Rotación individual - en este caso el horario de cada alumna está determinado por la maestra o el algoritmo de una aplicación. La estudiante no tiene que rotar por todas las estaciones, sólo las requeridas en su ruta personalizada.

  • Aula invertida - el alumno aprende nuevos conceptos en casa mediante lecturas, videos y ejercicios, y aplica sus conocimientos realizando proyectos bajo supervisión de un instructor.

  • Flexible - El cuerpo docente provee apoyo e instrucción en un horario flexible y bajo demanda mientras el alumnado avanza a su ritmo en el contenido del plan curricular a través de una plataforma en línea.

  • A la carta - Le permite al estudiante tomar un curso con un maestro en línea además de su carga académica presencial. Este modelo es útil para instituciones que por alguna razón no pueden proveer ciertas oportunidades de aprendizaje.

  • Modelo virtual enriquecido - Es una alternativa a la escuela de tiempo completo que permite a sus estudiantes completar la mayor parte de su trabajo en línea, pero requiere que cumplan con cierto número de horas de aprendizaje cara a cara con su profesora. A diferencia del aula invertida la frecuencia de estos encuentros no necesita ser diaria.

El modelo de aprendizaje híbrido es capaz de brindar una instrucción más personalizada a un mayor número de alumnos

¿Quiénes lo están usando?

La Universidad de Maryland optó por incluir opciones de aprendizaje híbrido en diez de sus cursos en 2011 y desde entonces ha incrementado su oferta. Esta decisión fue producto del esfuerzo de docentes y administradores que deseaban probar el modelo como una alternativa a clases presenciales que históricamente habían probado ser poco efectivas.2

El Instituto Tecnológico de Massachusett (MIT), quinto lugar en los rankings mundiales, también ha adoptado el modelo híbrido a través de MITx, su plataforma de aprendizaje en línea. MITx se adapta a las necesidades de las diferentes clases que ofrece la institución. Para algunos, la plataforma es la principal fuente de aprendizaje. Para otros, permite combinar la clase presencial con el aprendizaje en línea. Este recurso en línea permite a los profesores concentrarse en la discusión y el contenido crítico en el aula. 

Otra de las mejores universidades del mundo, el Imperial College de Londres (número 8 del mundo en los rankings mundiales), inició el año pasado un programa piloto donde estudiantes de ingeniería tomaron cursos de negocio en línea a la vez que el resto de sus clases eran presenciales. El objetivo de este piloto es probar con un grupo pequeño de estudiantes para paulatinamente mover toda su oferta educativa a este modelo híbrido flexible. 

La escuela de negocios IE Business School, de España, ha encontrado la forma de implementar soluciones efectivas para poder hacer de las clases en línea un recurso eficaz tanto para profesores como para alumnos. Su solución es el WoW Room ("Window on the World”), una pared de 45 metros cuadrados con sus 48 pantallas de 55 pulgadas que sustenta la plataforma. En esta aula virtual, el único presente en el "aula" es el profesor (y no siempre, ya que en ocasiones el profesor puede ser sustituido por una imagen holográfica), mientras que los alumnos siguen la clase desde cualquier lugar del mundo.

Además, el blended learning puede ir más allá de una simple alternativa a la instrucción presencial o enteramente en línea, y abrir nuevas posibilidades. Hace unos años la Universidad de Tufts empezó la iniciativa híbrida "aulas conectadas" que permite a sus alumnos tomar cursos con estudiantes y profesores de otras instituciones alrededor del mundo.3

En nuestro país, el Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, frente al terremoto del 19 de septiembre, ha recurrido a un modelo de aprendizaje híbrido flexible. Bajo este modelo, un promedio de 1,300 sesiones de videoconferencias se realizan diariamente entre profesores y alumnos. Para lograrlo, 90 profesores y 150 tutores, en su mayoría voluntarios, brindan apoyo en tiempo real a estas sesiones. Este esfuerzo ha permitido que alumnos de preparatoria y profesional reanuden sus clases y concluir a tiempo el semestre, sin necesidad de asistir presencialmente al campus. Esta solución optimiza los tiempos de presencia en aulas, traslados, horarios, además de que garantiza la calidad académica del modelo educativo.4

Ventajas de este modelo

Investigadores de la Universidad West Chester de Pensilvania realizaron un experimento en el que 150 estudiantes universitarios fueron divididos en tres grupos: el primero (60 alumnos) recibiría instrucción híbrida, el segundo (60 alumnos) tendría clases de manera presencial, mientras que el tercer grupo (30 alumnos) tendría también el modelo tradicional presencial pero con menos estudiantes. 

El estudio reportó que el 64% de los estudiantes se sintió más involucrado con los contenidos del curso en el formato híbrido. El 90% reportó que les gustó la conveniencia del modelo híbrido. Al 88% le gustó trabajar independientemente y a su propio ritmo. Mientras que el 68% se sintió más cómodo expresando sus ideas y 65% sintió que las actividades combinadas promovieron un sentido de comunidad que permitió una mejor interacción entre sus compañeros de clase. 5 Además, el grupo de instrucción híbrida de 60 universitarios obtuvo un puntaje promedio ligeramente superior (47.46 de 60 puntos) al grupo presencial de 60 alumnos (44.34) y a otro grupo presencial más pequeño de 30 estudiantes (47.40). Esto es indicativo de que el modelo de aprendizaje híbrido es capaz de brindar una instrucción más personalizada a un mayor número de alumnos. 6

En conclusión, el aprendizaje híbrido o blended learning es un modo de instrucción que va cobrando cada vez más fuerza y presencia global, no sólo en instituciones de enseñanza básica, sino también a nivel universitario. Su ventaja clave, más allá de su conveniencia y flexibilidad, es la posibilidad de brindar al alumnado una educación personalizada a sus necesidades e intereses.


Referencias

1 “What is Blended Learning?” Blended Learning Universe, Clayton Christensen Institute, www.blendedlearning.org/basics/

2 Uloop. “Blended Learning: College Classrooms of the Future.” Huffington Post, 16 July 2013, www.huffingtonpost.com/uloop/blended-learning-college-_b_3598718.html.

3 Íbid.

4 Redacción. “#YdaleTecCiudad Un ejército de voluntarios brinda apoyo para clases CCM.” CONECTA, 11 Oct. 2017, https://conecta.itesm.mx/Paginas/noticia.aspx?idNoticia=6673.

5Kenney, Jane, Newcombe, Ellen. “Adopting a Blended Learning Approach: Challenges Encountered and Lessons Learned in an Action Research Study.” Journal of Asynchronous Learning Networks, vol. 15, no. 1, Feb. 2011, pp. 45–57.

6 Íbid.