AltSchool anuncia el cierre de dos escuelas

13944727307_da31bb1438_z.jpg

La innovadora escuela privada respaldada por Mark Zuckerberg y Peter Thiel anunció el cierre de sus campus en East Village y Palo Alto para enfocarse en la venta de licencias de su software educativo en escuelas ya existentes.

Foto: Brian Ach / Getty Images para TechCrunch

AltSchool, la escuela privada respaldada por Mark Zuckerberg, Peter Thiel y otros grandes de la industria de la tecnología, anunció que está cerrando al menos dos de sus escuelas y recortando su ambicioso plan de expansión en los Estados Unidos, esto tan solo cinco años después de su apertura.

"Esta semana tomamos la dolorosa decisión de cerrar dos de nuestras escuelas al terminar este año escolar: Palo Alto y East Village", dijo Max Ventilla, Fundador y CEO de AltSchool, en un anuncio oficial publicado en el blog de la escuela. "A partir del otoño de 2018, nuestra red de escuelas tendrá cuatro ubicaciones: dos en San Francisco (Fort Mason y Yerba Buena) y dos en Nueva York (Brooklyn Heights y Union Square)".

A pesar de cobrar cerca de $ 28,000 dólares de matrícula, AltShool ha gastado alrededor de $ 40 millones anuales, informó Bloomberg. La startup se construyó con fondos de inversores como Mark Zuckerberg, Peter Thiel, Laurene Powell Jobs, Andreessen Horowitz y otros.

La escuela, creada por el ex ejecutivo de Google Max Ventilla, abrió sus puertas en 2013 con el objetivo de proporcionar educación personalizada a través de una red de microescuelas con nueve ubicaciones en California y Nueva York. Ventilla dijo a Bloomberg que cambiarán su enfoque, ahora optarán por concentrarse en la venta de licencias de su software educativo en escuelas ya existentes en lugar de crear nuevas escuelas.

"Nuestra misión sigue siendo permitir que todos los niños alcancen su potencial. AltSchool existe porque creemos que la educación puede ser mucho mejor para todos", dijo Ventilla en el anuncio oficial. "Eso significa, ante todo, que nuestras escuelas ayuden a los estudiantes a prosperar. Eso significa apoyar a nuestros docentes en su continuo desarrollo profesional. Eso significa dar todos los pasos que podamos para garantizar que podamos dirigir nuestras escuelas con el más alto estándar de excelencia a largo plazo".

A pesar del apoyo de inversores de riesgo, AltSchool y otras empresas innovadoras similares parecen estar luchando por expandir su nueva visión de la educación. No es por falta de capital. Según Bloomberg, estas nuevas empresas no han presentado una fórmula que se pueda implementar de manera eficiente y rentable. El sistema educativo parece ser muy resistente al cambio.