Aprender a leer puede cambiar por completo la forma en que funciona nuestro cerebro

Hoy en día, la capacidad de leer es necesaria para casi todas nuestras actividades diarias, desafortunadamente, un gran número de adultos no saben leer ni escribir. Además, existe la creencia de que aprender cosas nuevas como leer y escribir son imposibles conforme uno envejece, que nuestro cerebro no puede ser cambiado en ese punto.

Pero un nuevo estudio sugiere que aprender a leer puede cambiar por completo la forma en que funciona nuestro cerebro, incluso en regiones que no están normalmente asociadas con la lectura y la escritura.

Esto fue lo que encontraron un grupo de investigadores del Instituto Max Planck para las Ciencias Cognitivas y del Cerebro en Leipzig, Alemania, cuando enseñaron a leer y escribir a un grupo de adultos de habla Hindi. Los científicos estudiaron adultos en lugar de niños porque los cerebros de los niños son más flexibles y buscaban estudiar cómo funciona el cerebro adulto.

"Estamos tratando de entender cómo funciona el cerebro", dijo Falk Huettig, uno de los investigadores. "Una buena manera de averiguar cómo funciona el cerebro es mirar invenciones culturales, cosas como la lectura que son bastante recientes en la historia humana".

Los científicos estudiaron dos grupos de adultos. Al inicio del estudio ambos grupos pasaron por una máquina fMRI donde sus cerebros fueron escaneados. Después, el primer grupo tomó seis meses de alfabetización utilizando el Devanagari, un sistema de escritura usado para varios idiomas, incluyendo el Hindi. El otro grupo no recibió ninguna enseñanza. Después de seis meses, los investigadores analizaron de nuevo a ambos grupos.

Al final del estudio, los investigadores descubrieron que el grupo que fue alfabetizado mostró cambios significativos en sus cerebros. Demostrando que tan solo 6 meses de enseñanza pueden conducir a grandes cambios en el cerebro adulto. Esto sugiere que los cerebros adultos todavía pueden ser bastante adaptables.

Debido a que leer requiere el reconocimiento de patrones y la decodificación de símbolos para crear un significado, aprender a leer también puede cambiar las regiones cerebrales que normalmente no están involucradas en la lectura, la escritura o el aprendizaje. Además, los investigadores creen que estos hallazgos pueden ayudar a entender otros trastornos como la dislexia.