4 de 5 empresas han contratado a egresados de bootcamps

El rápido ascenso de los bootcamps de programación, un modelo educativo alternativo que ofrece cursos cortos y de alto impacto con prometedoras garantías de colocación laboral, hace que nos preguntemos si los empleadores están empezando a ver estos cursos como una seria alternativa al grado de informática tradicional. Un nuevo estudio ha encontrado que sí lo hacen.

Una encuesta realizada a más de 1,000 gerentes de recursos humanos y reclutadores en empresas estadounidenses, encontró que el 80% de las empresas han contratado a egresados de bootcamps.

El estudio también reveló que el 72% de los empleadores encuestados piensan que los graduados de bootcamps están "igual de preparados" que los egresados universitarios, mientras que el 12% cree que incluso están aún más preparados. En contraste, sólo el 17% de los encuestados tiene dudas sobre el valor de estos grados. Un dato todavía más impactante, es que los niveles de satisfacción son altos: el 99.8% dicen que volverían a contratar a esta nueva clase de egresados.

Por otra parte, los bootcamps parecen también desempeñar un papel importante en términos de diversidad. Según el informe, el 51% de las empresas encuestadas dijo que la contratación de estos graduados ayuda a los grupos subrepresentados a encontrar trabajo en el sector de la tecnología.

Sin embargo, a pesar del auge por este nuevo modelo y el creciente número de graduados, los bootcamps no están totalmente regulados ni acreditados. La falta de un conjunto común de normas puede ayudar a explicar por qué el grado tradicional sigue siendo el rey. Pero, ¿por cuánto tiempo?