Universidades y estudiantes no siempre reconocen la importancia de una enseñanza efectiva

Aunque existe un gran número de investigaciones sobre la importancia de la calidad de la enseñanza en educación básica, se sabe relativamente poco sobre el impacto que la enseñanza efectiva tiene en el desempeño de los estudiantes universitarios. Esto se debe, en parte, a que los planes de estudios y las evaluaciones estandarizadas no son comunes en educación superior.

Con esto en mente, un grupo de investigadores estudió una muestra de 339,844 estudiantes de matemáticas y más de 2,000 profesores de álgebra de la Universidad de Phoenix del 2001 al 2014. Gracias al tamaño de la universidad (la Universidad de Phoenix es la universidad más grande de los Estados Unidos) y su modelo de instrucción único basado en evaluaciones estandarizadas, los investigadores pudieron explorar un conjunto de datos excepcionalmente grande.

El informe “Measuring Up: Assessing Instructor Effectiveness in Higher Education” publicado en Education Next revela el impacto que la efectividad del docente tiene en el rendimiento de los estudiantes de educación superior. El estudio encontró que tener un profesor calificado beneficia ampliamente a los estudiantes afectando sus calificaciones, resultados y estudios posteriores.

Sin embargo, el estudio advierte que las universidades ignoran en gran medida estos importantes factores y en su lugar, basan las evaluaciones docentes en medidas subjetivas como las evaluaciones de fin de curso, las cuales, de acuerdo a los investigadores, no logran diferenciar verdaderamente entre maestros efectivos e ineficaces.

Por otra parte, las conclusiones del estudio implican que "las políticas que atraen, desarrollan, asignan, motivan y conservan a docentes efectivos son una herramienta potencialmente importante para mejorar el éxito estudiantil y la productividad institucional".