Los padres sobreestiman el desempeño de sus hijos en matemáticas y lectura, según una encuesta

classroom-488375_960_720.jpg

Nueve de cada diez padres en Estados Unidos piensan que su hijo tiene un desempeño promedio o superior al promedio en matemáticas y lectura, pero datos de la National Assessment of Educational Progress muestran que sólo un tercio de los estudiantes son competentes en esas materias.

Foto: Pixabay

Una encuesta publicada por Learning Heroes revela que nueve de cada diez padres en los Estados Unidos —sin importar el origen, ingreso y niveles de educación— piensan que su hijo tiene un desempeño promedio o superior al promedio en matemáticas y lectura.

Pero el optimismo de los padres contrasta con los datos proporcionados por la National Assessment of Educational Progress, que muestran que sólo un tercio de los estudiantes son competentes en esas materias.

Además, la encuesta "Padres 2017: Liberando su Poder y Potencial" revela que los padres le dan más importancia al bienestar emocional de sus hijos que a su desempeño académico.

Entre los hallazgos clave del estudio se encuentran:

  • Nueve de cada 10 padres creen que su hijo tiene un desempeño promedio o superior al promedio en matemáticas y lectura, a pesar de los datos de NAEP que muestran que sólo uno de cada tres estudiantes de octavo grado son competentes en matemáticas y lectura.
  • 77 por ciento de los padres creen que sus hijos están recibiendo una buena educación y 66 por ciento dicen que están por encima del promedio académico.
  • 86 por ciento de los padres se basan en la boleta de calificaciones para saber si su hijo está consiguiendo buenas notas.
  • Entre los padres hispanos, el número que cree que la escuela de su hijo proporciona una educación excelente o muy buena cae a dos tercios, y a cuatro de cada cinco les preocupa que su hijo vaya por buen camino.
  • 72 por ciento de los padres sienten que es importante —y el 75 por ciento espera— que sus hijos obtengan un título universitario.
  • Tres de cada cinco padres le dan mayor importancia a que sus hijos sean felices y padezcan poco estrés a que les vaya bien en la escuela.