La Escuela de Medicina de la Universidad de Vermont eliminará completamente las clases tradicionales

El Colegio de Medicina Larner anunció que para el 2019 habrá eliminado por completo las clases tradicionales de su plan de estudios. En su lugar, adoptará una nueva tendencia que podría transformar la educación médica: El aprendizaje activo.

Foto: Erin Post, Larner College of Medicine.

A partir del verano de 2019, una nueva versión de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vermont eliminará una pieza común que se encuentra en todas las escuelas de medicina: la clase tipo conferencia.

En una transición que durará dos años, el Larner College of Medicine eliminará completamente las clases tradicionales de su plan de estudios. En su lugar, adoptará una nueva tendencia que podría transformar no sólo la educación médica, sino también el aprendizaje mismo: El aprendizaje activo.

Pero, ¿qué es exactamente el aprendizaje activo? Investigaciones científicas muestran que los estudiantes aprenden y se desempeñan mejor en un ambiente donde se les pide que participen y apliquen el conocimiento en lugar de simplemente sentarse pasivamente en sus asientos. Ejemplos de enfoques de aprendizaje activos incluyen: Aprendizaje en equipos, Aprendizaje basado en problemas, aula invertida, simulaciones, debates y actividades de discusión de casos. 

Bajo este nuevo modelo, los estudiantes de medicina de la Universidad de Vermont estudiarán el material en línea y harán sus deberes antes de la clase (enfoque aula invertida). Luego, tomarán un examen corto para mostrar lo aprendido, seguido de una sesión de discusión donde los estudiantes, reunidos en grupos de seis, tratarán de resolver un problema médico. Todo esto con la guía de un profesor que actuará como un facilitador e instructor, dijo William Jeffries, decano asociado de educación médica en el Larner College of Medicine, quien dirige este cambio.

El Larner College of Medicine no es la única escuela de medicina que ha adoptado este enfoque, la escuelas de medicina de la Universidad de Case Western Reserve también tiene un currículo basado en el aprendizaje activo. Según The Washington Post, esta tendencia es parte de un nuevo movimiento que busca transformar la enseñanza de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM), el cual hace hincapié en el aprendizaje activo en lugar de la tradicional conferencia.

Este nuevo movimiento a favor del aprendizaje activo está basándose en investigación científica. En el 2014 un equipo de investigadores analizó 225 estudios que comparaban el aprendizaje activo con clases tradicionales en cursos STEM. Los investigadores encontraron que las calificaciones mejoraron alrededor del 6 por ciento para los estudiantes en clases de aprendizaje activo y que los estudiantes en clases tradicionales tenían aproximadamente 1.5 veces más probabilidades de fracasar que sus compañeros en clases de aprendizaje activo.

Pero transiciones como esta por lo general vienen con muchos desafíos. Tanto el personal docente como los estudiantes pueden resistirse al cambio, es por eso que estos esfuerzos deben estar siempre respaldados por investigación científica. Y mucha paciencia para esperar hasta ver resultados reales.