CLOSE IT Summit: el futuro del trabajo y la educación

 Foto: cortesía de Innovate+Educate

Foto: cortesía de Innovate+Educate

Asistí del 16 al 18 de Octubre  a la a sexta conferencia CLOSE IT, organizada por innovate+educate y el  Institute for The Future. Una conferencia pequeña, muy distinta de los enormes eventos que actualmente son la regla. Los participantes eran una mezcla de instituciones de educación superior, organizaciones sin fines de lucro, entre otras; todas representadas por personas comprometidas a lograr un cambio.  Esta edición tuvo como tema central el Trabajo+Empleo, en particular, frente a las amenazas y oportunidades que enfrentamos debido a la convergencia de dos tecnologías: inteligencia artificial y la automatización. Además, dentro del contexto educativo estadounidense, se están generando menos graduados de los que la economía necesita. En particular, muchos estudiantes abandonan sus estudios por no poder complementarlos con la vida laboral. Frente a la probable necesidad de una constante reeducación autogestionada por el alumno en la Cuarta Revolución Industrial ¿Qué propuestas/ alternativas existen para remediar este problema?

Una propuesta es que mediante una combinación de programas de educación basada en competencias, flexibilidad en los planes de estudio, credenciales alternativas, sistemas de formación de aprendices y otras innovaciones, pero, ¿cómo ofrecer credenciales que sean seguras, que en realidad muestren las competencias adquiridas y que sean aceptadas por los empleadores? Y sobretodo, ¿sirven estas para aprender a aprender?  Si esta última es la competencia más necesaria para navegar el futuro del empleo, ¿qué papel juegan las humanidades, con su probada capacidad para desarrollar otras competencias como pensamiento crítico, creatividad y comunicación? ¿Debemos fomentar un mayor número de programas relacionados con las humanidades? En mi opinión es de la mayor importancia; y un enfoque que muchos colegas comparten es el de continuar con ciencia, tecnología, ingeniería  y matemáticas, pero incluyendo una dosis equivalente de artes, desde artes visuales hasta filosofía (de STEM a STEAM, por sus siglas en inglés). Llama mucho la atención que las competencias otorgadas por las artes también sigan llamándose soft skills ya que de “suaves” no tienen nada, y sobretodo, debido a su relevancia dentro del panorama laboral que se vislumbra en la cuarta revolución industrial, sería mejor llamarlas power skills.

Por último, uno de los aprendizaje más importantes que me llevé de esta conferencia es lo que nos comentó una estudiante universitaria:

Si el futuro de trabajo y la educación que queremos crear únicamente incluye las ideas y esfuerzos de  empresarios, académicos, docentes y directivos, no será muy distinto al actual. Para que en realidad logremos un cambio, tenemos que incluir y escuchar a los alumnos. Ellos son los más interesados en crear un futuro mejor.