Sólo el 20% de los niños en Estados Unidos estudia más de un idioma

Maestra norteamericana de idioma español

En Europa, el 92% de los niños estudia más de un idioma, mientras que en algunos estados de EE. UU., sólo el 9% aprende idiomas extranjeros.

Imagen: Bigstock 

Una reciente encuesta reveló que en Estados Unidos sólo el 20% de los niños estudia otra lengua. A diferencia de países como Francia o Noruega donde el 100% cursa más de un idioma.

Si la lengua universal es el inglés, ¿para qué aprender otro idioma? Tal parece que el sistema educativo norteamericano funciona bajo esa premisa. Una investigación realizada por el Pew Research Center comparó los censos de enseñanza de lenguas extranjeras entre Europa y Estados Unidos. El resultado muestra que el 92% de los niños en el continente europeo estudia más de un idioma, mientras que en EE. UU., sólo el 20% lo hace.

Estados como Nueva Jersey o Washington D. C., se encuentran encima de la media nacional con el 51% y 47% de alumnos estudiando más de un idioma respectivamente. Sin embargo, otros como Arkansas, Arizona y Nuevo México apenas llegan al 9%.

El caso latinoamericano es distinto ya que se impulsa primordialmente el estudio del inglés. Al respecto, el reporte anual de la empresa de idiomas Education First (EF), evidencia el rezago que existe en la zona. Según su ranking mundial, Argentina, República Dominicana y Costa Rica tienen un conocimiento del idioma inglés de rango medio, mientras países como Colombia, Chile, México o Brasil se localizan en un rango bajo.

La importancia de aprender idiomas

Aprender otro idioma abre puertas a futuras oportunidades de empleo y prepara a los individuos para adaptarse a los entornos globales. Según estudios, en edades tempranas facilita el aprendizaje y desarrolla el cerebro.

De acuerdo a los estatutos de los Aprendizajes Clave de la Secretaría de Educación Pública (SEP), el aprendizaje de lenguas extranjeras en los ciclos básicos de educación sirve para reconocer la existencia de otras culturas. Impulsa las habilidades de comunicación, sobre todo las de tipo receptivo, y estimula la imaginación a través de textos.

Asombra que un país multicultural como Estados Unidos, con minorías latinoamericanas y asiáticas en crecimiento exponencial, no impulse la enseñanza de más idiomas.