Estudiantes con ansiedad y exposiciones en clase, ¿una tortura necesaria?

bigstock--215371699.jpg

Docentes y empleadores concuerdan que la habilidad de hablar en público es esencial. Sin embargo, para muchos estudiantes que padecen ansiedad exponer en clase es una tortura. ¿Debe ser esta una actividad opcional?

Imagen: Bigstock

Para Karla, estudiante mexicana de Animación y Arte Digital, exponer frente a sus compañeros es un detonante de ansiedad; contesta con voz tenue mientras sus dedos se enredan en los cables de sus audífonos: “no me gusta que me obliguen a exponer a cada rato, ni que me obliguen participar en clase”.

Para muchos estudiantes hablar en público es una tortura; frente a sus compañeros y profesores se sienten juzgados y presionados. Al respecto, la psicóloga Cristina Penin Viola, en entrevista para Universia, señala que en las exposiciones escolares hay un componente de evaluación explícito, es decir, los compañeros están más pendientes de lo que dice el alumno y si lo dice bien. Esta evaluación se agrava con la presencia del profesor u otra figura de autoridad.

Así mismo, Penin Viola explica que la fobia de hablar en público puede considerarse un subtipo de fobia social. Asiente que es normal experimentar cierta ansiedad adaptativa, pues activa a las personas a enfrentar retos de manera adecuada. Solo cuando la ansiedad supera ciertos niveles, puede considerarse nociva y da como resultado un mal rendimiento.

Estudiante exponiendo

Recientemente la revista The Atlantic, reporta la creciente aversión de los estudiantes estadounidenses para hablar frente a sus compañeros. El artículo destaca un mensaje de Twitter publicado por un estudiante de 15 años que reclama: "Dejen de obligar a los estudiantes a presentar en clase y denles la opción de no hacerlo". A la fecha, esta publicación tiene casi medio millón de “me gusta”.

Para los profesores este “mal” es necesario. Martha Elena Núñez López, docente y directora del departamento de Diseño Industrial en Región Sur del Tec de Monterrey, señala que los alumnos de cualquier profesión requieren desarrollar habilidades de comunicación. Afirma que, si no se saben presentar proyectos efectivamente, si no hay habilidades de negociación, las ideas fracasan. Con el fin de preparar mejor a sus alumnos, la maestra intenta inculcar esta habilidad: “Desde el primer día de clases les explico que al menos una vez en el semestre les tocará presentar (…) ya saben que es una regla”.

Así mismo, muchos estudiantes tienen claro que deben contar con habilidades de comunicación para afrontar las demandas de los trabajos. A Bryan, estudiante mexicano de Economía, le gusta exponer y se siente cómodo al hacerlo: “Yo creo que en todas las carreras es necesario saber exponer (…) tienes que presentar proyectos o algo, y tienes que saber cómo decirlo”.

Para los empleadores es necesario que los estudiantes se gradúen con habilidades de comunicación efectiva. Los docentes y la mayoría de los alumnos concuerdan que son aptitudes fundamentales. Para los alumnos que padecen ansiedad el panorama es distinto.

¿Es discriminatorio que los maestros exijan presentaciones en clase a alumnos que padecen ansiedad? ¿Debe ser esta una actividad opcional para ellos?