La tecnología empodera a los docentes, pero el acceso representa un reto

Profesor frente a la computadora en clase con alumno

La mayoría de docentes encuestados reporta que sus alumnos se han beneficiado del uso de la tecnología en el aula. Además, ocho de cada diez educadores siente que la tecnología fortalece su instrucción en clase.

Imagen: Bigstock.

Un reciente estudio evidencia que los docentes no les temen a las innovaciones educativas o al uso de la tecnología en el aula. La mayoría se siente empoderado cuando las domina. El problema radica en el acceso y la capacitación. Además, los hallazgos muestran que los maestros valoran los avances tecnológicos en educación, aunque consideran que la conexión humana es lo más importante en el panorama del aprendizaje.

La compañía de contenido educativo Houghton Mifflin Harcourt, realizó una encuesta a más de 1200 educadores estadounidenses. Uno de sus objetivos fue retratar el sentimiento docente respecto al uso de la tecnología en el aula.  

Un sorprendente 96% reporta que sus alumnos se han beneficiado del uso de la tecnología en el proceso de aprendizaje. Además, ocho de cada diez educadores siente que la tecnología educativa los empodera para fortalecer su instrucción en clase. El 54% piensa que la colaboración entre colegas enriquece su profesión.

En general, el 53% de los encuestados se siente optimista cuando su labor se enfoca en inculcar el pensamiento crítico. Así mismo son más conscientes que años pasados del valor del análisis de datos para mejorar su labor.

Aunque el 95% de los docentes señala que busca constantemente mejorar sus prácticas, no recibe apoyo de sus instituciones en planeación, tiempo, ni oportunidades de capacitación formal.

El 69% de los docentes señala que recibe salarios muy bajos. El 60% demanda mayor financiamiento en capacitación. El 29% de profesores estadounidenses pide mayor acceso a la tecnología.

Al respecto, en países de América Latina el acceso a tecnología en el aula es mucho más adverso. Por ejemplo, según datos de la OCDE, en Estados Unidos hay 1.8 alumnos por cada computadora en la escuela, mientras que en Brasil y México hay 22.1 y 15.5 alumnos por dispositivo respectivamente.

Concluyen los especialistas del reporte que, aunque la tecnología y las innovaciones educativas son valiosas para mejorar la experiencia educativa, el aumento de la colaboración entre los maestros, el uso de la tecnología para la enseñanza, contenido valioso, junto con los flujos de trabajo mejorados y apoyo integral de las instituciones y padres de familia siguen siendo un núcleo del aprendizaje.