Latinoamérica con baja calificación en habilidades para resolver problemas en equipo, según prueba PISA

16982950780_63a3b550e6_k.jpg

Prueba PISA  examinó las habilidades para resolver problemas en equipo de estudiantes de secundaria de más de 50 países del mundo, y los resultados  reflejaron un rezago en Latinoamérica.

Tenemos la idea de que Japón, Corea, o Estados Unidos son naciones individualistas. Por otro lado, pensamos que frente a problemas la gente de Colombia, Brasil o México trabaja en conjunto al resolver sus problemas. Sin embargo, la juventud demostró todo lo contrario. La evaluación PISA realizada en el 2015, examinó las habilidades para resolver problemas en equipo de estudiantes de secundaria de más de 50 países del mundo, y los resultados  reflejaron un rezago en Latinoamérica.

La evaluación PISA se centra en las habilidades y conocimientos de estudiantes de secundaria de 15 años de edad. La semana pasada, reveló el resultado de su estudio referente a las habilidades de los estudiantes de trabajar en equipo para resolver un problema. Además, evidenció el rol de la educación en la inculcación y desarrollo de esta habilidad social. La calificación de los países latinoamericanos fue baja. 

Latinoamérica con baja calificación en trabajo en equipo según PISA

El estudio global expuso que todos los países estudiados provenientes de Latinoamérica se encontraron debajo del promedio establecido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Chile fue calificado en el lugar 38, Uruguay en el puesto número 41, Costa Rica en el 42, México en el 45, Colombia en el 46, Perú en el 48 y Brasil en el 50. Parece desalentador, sin embargo, se puede mejorar. ¿Pero cómo lograrlo?

La evaluación reveló que los estudiantes que reportaron tener mejores relaciones con sus compañeros obtuvieron mejor calificación en habilidades colaborativas al resolver problemas. Además, la asistencia a nivel preprimaria fue asociada con mejores actitudes de colaboración en grados posteriores. El estatus socioeconómico de los estudiantes fue asociado con las diferencias en actitudes frente a la colaboración. Los estudiantes que reportaron mejor relación con sus padres consiguieron mejor calificación. Por otro lado, se reveló que niñas y niños difieren en el valor que le dan a la colaboración.

Como lo afirma el reporte de PISA, los actuales espacios de trabajo demandan habilidades para resolver problemas en equipo. Las actitudes no colaborativas en la escuela pueden ser mejoradas analizando estos resultados y tomando acción inmediata. Se necesitan realizar esfuerzos dentro y fuera de la escuela.