Los recursos educativos abiertos mejoran el rendimiento académico

Estudiantes utilizando recursos educativos abiertos en biblioteca

Según un estudio, los recursos educativos abiertos no sólo reducen el costo de una carrera universitaria, además, mejoran el rendimiento académico y bajan las tasas de deserción.  

Imagen: Bigstockphoto 

Hay pocos estudios referentes al impacto de los recursos educativos abiertos, y parece que su importancia se empequeñece a la simple reducción del costo de materiales escolares. Aunado a lo anterior, estos recursos, por ejemplo los libros electrónicos gratuitos, se perciben como de baja calidad y grandes repositorios de información pasan desapercibidos.

La Universidad de Georgia, EE. UU., realizó un estudio a gran escala en el que reveló el potencial de los recursos abiertos. Para ello, los investigadores compararon el desempeño académico de 11,681 estudiantes de programas tradicionales con libros de texto comerciales, frente a 10,141 alumnos en cursos con libros digitales gratuitos.

El análisis de datos recolectados en un periodo de seis años arrojó que el grupo de estudiantes con libros gratuitos obtuvo mejores resultados. Se evidenció que, si todos los estudiantes comienzan los cursos con los materiales necesarios, el rendimiento de aprendizaje mejora de forma significativa.

De acuerdo al sistema de calificación estadounidense, que utiliza letras para evaluar, el 42,52% de encuestados que estudiaron con libros gratuitos obtuvieron A y A-, a comparación del 29,29% que estudió con libros comerciales. A su vez, la tasa de estudiantes que desertó o que recibió calificaciones reprobatorias fue 2,68% menor en los que usaron libros gratuitos.

A muchos estudiantes les resulta imposible hacer gastos elevados en materiales educativos. En ocasiones cursan los programas sin el apoyo de textos comerciales o en el peor de los casos abandonan la universidad por los elevados costos.

Los académicos que efectuaron la investigación sugieren que los recursos educativos abiertos no sólo aminoran el gasto que representa cursar una carrera universitaria, además, pueden apoyar a mejorar rendimiento académico y bajar las tasas de deserción.