¿Los robots robarán nuestros trabajos? Estudio muestra cómo la automatización puede transformar el empleo en el mundo y en México

Robot escribiendo código. Automatización y el futuro del trabajo.

Algunas naciones latinoamericanas, como México, tal vez no sufran tanto el impacto de la automatización.

 

Cada vez que pensamos en automatización tenemos la sensación de que los robots robarán nuestros empleos. Un estudio reciente de la consultora McKinsey nos cuenta una historia menos catastrófica. Sí, la inteligencia artificial reemplazará empleos, millones de personas alrededor del mundo necesitarán adaptarse a nuevas ocupaciones, sin embargo, surgirán nuevas oportunidades. Algunos países se adaptarán rápidamente, otros sufrirán para lograrlo, y algunas naciones latinoamericanas, como México, tal vez no padezcan tanto como se especula.

Desde 1990, McKinsey Global Institute, examina la evolución de la economía global. El estudio McKinsey “Jobs lost, jobs gained: workforce transitions in a time of automation” modeló los posibles cambios en más de 800 ocupaciones y empleos, según diferentes escenarios, considerando el ritmo de adopción de la automatización y la demanda laboral.

En la actualidad vivimos diferentes formas de automatización. Tenemos la opción de disfrutar un viaje en un Tesla en piloto automático, o podemos tener una conversación con un Chatbot. Las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial mejoran la forma en que vivimos, aunque estamos seguros que sustituirán algunas de las actividades que hoy realizamos. ¿Cómo afectarán estos cambios nuestros trabajos? ¿Sufrirá la economía de nuestro país? ¿Cuál es el futuro de la educación?

El estudio McKinsey descubrió que la automatización -inteligencia artificial y robótica- creará beneficios para las empresas y las economías. Elevará la productividad y el crecimiento económico. Reemplazará los empleos en función de la demanda de trabajo y el ritmo de los trabajadores para adoptar nuevas tecnologías. Algunos empleos dejarán de existir, pero también crearán nuevas ocupaciones. Para el 2030, hasta 375 millones de trabajadores necesitarán cambiar de categoría ocupacional. Tal vez un tercio de las actividades que existen en la actualidad podrían ser desplazadas para el 2030. Además, el 30 % de las horas trabajadas en todo el mundo podrían automatizarse para el año 2030.

Los robots y la Inteligencia artificial podrían robar trabajos en el futuro.

Actividades más susceptibles a la automatización

Trabajo físico, como operar maquinaria o preparar comida rápida. Recopilación y procesamiento de datos, como contabilidad y procesamiento de transacciones de back-office. Sin embargo, incluso si esos roles están automatizados, el empleo no disminuirá, sino que las tareas del trabajador cambiarán.

Actividades menos susceptibles a la automatización

Actividades que involucran el manejo de personas, la aplicación de conocimientos y las interacciones sociales. Empleos en ambientes impredecibles ocupaciones tales como jardineros, plomeros o proveedores de cuidado de ancianos. También aquellas actividades con salarios más bajos cuya inversión no será atractiva para los inversionistas.

¿Qué hay de México?

Se estima que del 13 % al 26 % de las horas actuales de actividad laboral estarán automatizadas para el 2030. La demografía de México muestra que la población actual con más de 65 años es del 6% y crecerá hasta un 10% para el 2030. México tiene una población joven y una fuerza de trabajo en crecimiento. Los niveles de salario medio y bajo pueden retrasar la adopción de la automatización, pero esto podría impulsar el crecimiento en la demanda laboral.

Fuente: McKinsey Global Institute.

Fuente: McKinsey Global Institute.

La tasa proyectada de expansión económica futura en México, que propone el estudio McKinsey, es modesta. Se cree que la fuerza de trabajo crecerá en 15 millones de personas más para el 2030. Los resultados sugieren que México podría beneficiarse de la innovación en nuevas ocupaciones y actividades que puedan hacer uso de su fuerza de trabajo. La polarización salarial podría aumentar en las economías avanzadas, pero los países en desarrollo, como México, verán una creciente clase media.

Las tendencias globales de McKinsey que ayudarán a fortalecer el futuro del trabajo:

  1. El aumento de los ingresos en las economías emergentes creará una nueva demanda laboral a gran escala, a medida que aumente el gasto en bienes de consumo, atención médica y educación. 
  2. Las poblaciones envejecidas crearán una demanda laboral nueva de atención médica.
  3. El desarrollo y despliegue de tecnología creará empleo adicional.
  4. La inversión en infraestructura y edificios puede crear una nueva demanda laboral.
  5. La inversión en energía renovable y eficiencia energética será esencial.
  6. La "mercantilización" del trabajo no remunerado podría crear nuevos puestos de trabajo.

No hay necesidad de entrar en pánico. En los años 80 la computadora personal destruyó 3.5 millones de trabajos, pero creó 19.3 más. La inversión en capacitación laboral será una prioridad. En educación, las universidades requerirán desarrollar más habilidades sociales y emocionales en sus estudiantes, además de capacidades cognitivas más avanzadas, como el razonamiento lógico y la creatividad.

¿Te preguntas si tu trabajo será reemplazado por un robot o por la automatización? Te compartimos un sitio web que utiliza la base de datos de un estudio académico de la Oxford Martin School, que calcula empleos en riesgo: https://www.replacedbyrobot.info