Los robots podrían mejorar las habilidades sociales de niños autistas

Robot y niño tomados de la mano

Investigadores de la Universidad Yale utilizaron un robot social autónomo para mejorar las habilidades de atención de niños autistas con resultados alentadores.  

Imagen: Bigstock

Investigadores de la Universidad Yale proponen usar robots para mejorar las habilidades sociales de los niños autistas a través de interacciones sencillas y potentes.

A grandes rasgos, el trastorno del espectro autista (TEA) engloba deficiencias en la comunicación social vinculadas a patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento. Aunque este trastornó se asocia a la niñez, esta condición acompaña a las personas durante toda su vida.

Con el fin de aminorar el impacto de los déficits provocados por el TEA, existen programas de educación especial que demuestran ser efectivos. Sin embargo, muchas de estas intervenciones resultan ser desgastantes para los niños, las familias y los especialistas. Al respecto, la terapia impulsada por robots sociales autónomos parece ser más sencilla y efectiva.

La alternativa robótica

La propuesta en estudio implicó una interacción de 30 minutos diarios entre el niño, un cuidador y un robot social autónomo durante un mes, en actividades de storytelling emocional, ejercicios de perspectiva y secuenciación.

A través de juegos interactivos, el robot modeló el contacto visual del niño y su atención a lo largo de las sesiones. En cada sesión el robot contó una historia con el objetivo de involucrar a los participantes. A continuación, mostró los juegos interactivos y finalmente los cuidadores evaluaron las habilidades sociales del niño mediante una encuesta.

 Terapia de TEA con ayuda de robot social.  Imagen: Universidad Yale.

Terapia de TEA con ayuda de robot social. Imagen: Universidad Yale.

La relación con el robot propició compromiso y modeló las habilidades sociales positivas. En general, los doce niños mejoraron las habilidades de atención con los adultos cuando no estaban en presencia del robot.

El robot utilizado en el estudio, creado por Jibo Inc., exhibe comportamientos expresivos a través de movimientos corporales, luces de colores y ojos animados; interactúa verbalmente a través de bocinas internas y presenta el contenido educativo en una pantalla táctil. 

Robots para potenciar la educación

 Robot NAO

Robot NAO

La robótica, en conjunto con aplicaciones de inteligencia artificial, puede ser una herramienta que fortalezca los contenidos educativos. En este sentido, investigadores de la Universidad de Wisconsin experimentaron con un robot como compañero de aprendizaje de niños para aumentar la actividad de lectura en el hogar. Los chicos que leyeron junto al asistente robótico reportaron mejor comprensión lectora y desarrollarlo habilidades de conexión social.

En México, investigadores del Tecnológico de Monterrey utilizaron un robot NAO como herramienta de apoyo a terapias para niños con padecimientos de trastorno de neurodesarrollo de lenguaje. Los niños evaluados siguieron las instrucciones del robot con mayor orden y con menos distracciones en comparación con las sesiones con instructores.

Las distintas investigaciones muestran resultados alentadores. Las tecnologías emergentes tienen el potencial de mejorar los procesos de aprendizaje y crear experiencias específicas y adaptivas para cada estudiante. Es imperativo el desarrollo de mayor investigación en este campo de estudio.