Los smartphones son una distracción en el salón de clase, según encuesta

Estudiante distraída con smartphone en clase

El 70% de docentes encuestados piensa que los teléfonos inteligentes generan tensión en los alumnos e interrumpen constantemente las labores en el salón de clase.

Foto: Bigstock

Una encuesta reciente aplicada a docentes resalta los beneficios de la tecnología en el salón de clase, sin embargo, revela que los teléfonos inteligentes generan interrupciones constantes y tensión.

Es innegable que las laptops, las tabletas o los portales educativos han potenciado el contenido educativo. Son herramientas invaluables de apoyo, no obstante, hay recursos tecnológicos que parecen obstaculizar la labor docente.

La encuesta realizada por MidAmerica Nazarene University a 1000 profesores norteamericanos, revela que el 82% piensa que la tecnología ha mejorado el proceso de enseñanza y aprendizaje. En general, los encuestados mencionan que tanto el WiFi, las computadoras portátiles, el software educativo, las pizarras digitales o los portales de educación tienen un impacto positivo en el salón de clase. El 66% dijo que la tecnología en el aula hace que los estudiantes sean más productivos y el 60% dijo que los estimula más intelectualmente.

Por el contrario, el 70% de docentes piensa que los teléfonos inteligentes tienen un impacto negativo en el salón de clase; los profesores señalan que los smartphones generan tensión en los alumnos e interrumpen constantemente las labores en el salón de clase. El 50% dijo que lidia con interrupciones semanalmente y el 36% dijo que las interrupciones son diarias.

Otro estudio indagó la visión de 500 estudiantes y destacó que sólo el 6% está en contra de usar smartphones en clase con fines académicos. Ante esta discrepancia, ¿se debe prohibir este dispositivo en el aula o se debe promover un mejor uso? ¿Es una herramienta educativa o una distracción?

Al respecto, una investigación afirma que el uso de teléfono inteligentes ayuda a crear una experiencia educativa más atractiva y genera interacción óptima con los alumnos en las clases. Sin embargo, algunos de los desafíos que se generan son la distracción, la dependencia, la falta de habilidades prácticas y la reducción de la calidad de la interacción cara a cara.

Los especialistas del reporte recomiendan que para evitar cualquier alteración en el uso de teléfonos inteligentes dentro del entorno educativo se deben establecer reglas adecuadas y los estudiantes deben cumplirlas.

¿Cuáles son las políticas de tu escuela sobre el uso del teléfono celular?