Mentorías como factor de éxito en la vida estudiantil

download (2).jpg

Aunque tener un buen mentor tiene gran impacto en el éxito profesional de los estudiantes, el 12% no reciben ningún tipo de asesoramiento, según un estudio de Gallup.

Foto: Bigstock

Un estudio de Gallup busca identificar las experiencias con mayor impacto en la vida de los estudiantes universitarios durante sus estudios y después de graduarse; así como su actitud y relación con su alma máter. Las experiencias clave detectadas por Gallup se centran en apoyar al alumno por medio de un mentor o mentora. De acuerdo con el estudio, los estudiantes que tuvieron una guía reportaron un mejor desempeño académico; aún así, sólo un cuarto de los entrevistados informan haber tenido el apoyo de un mentor.

De aquellos que sí lo tuvieron, en el 64% de los casos fue un maestro, resultando en un mejor rendimiento académico y una mayor confianza en sí mismos. Otros mentores eran personal de la universidad (10%), un amigo o miembro de la familia (16%) o un asesor de actividades extracurriculares o entrenador atlético (6%). De los profesores que fungieron como mentores, 43% forman parte del departamento de artes y humanidades, seguido por 28% de ciencias e ingeniería, 20% de ciencias sociales y un 9% del campo de negocios.

Al momento de buscar un mentor, los estudiantes se enfocan en aquellos con experiencias y antecedentes similares, especialmente los estudiantes de minorías que buscan aquellos de la misma raza, etnia o preferencia sexual. Desafortunadamente, estos siguen estando subrepresentados.

En cuanto al apoyo que proveen los distintos mentores, el 30% recibieron información muy útil por parte de los servicios de su carrera en comparación con el 49% que dice lo mismo sobre los consejos de profesores o miembros del personal académico. Entre los temas tratados, el 92% recibió orientación académica mientras que sólo el 53% obtuvo consejos sobre su salud física o mental. Sólo el 26% de los alumnos fueron asesorados sobre problemas financieros.

A pesar de los beneficios que conlleva tener un mentor; el 23% de los encuestados nunca recibieron este servicio de parte del profesorado o personal académico. Un 12% de los graduados reportó que nunca recibieron ningún tipo de asesoramiento. Si bien la experiencia de contar con un mentor es clave para el éxito después de graduarse; no es suficiente para mejorar la percepción de los egresados sobre la educación recibida durante sus estudios universitarios.

El rigor académico sigue siendo uno de los factores que mejor predicen la percepción de los egresados sobre su educación y la preparación que recibieron en la universidad para el mundo laboral. Sólo el 50% de los graduados concuerdan que su institución los desafío académicamente.

Tanto la calidad académica como el apoyo al alumno dependen en gran medida del docente, lo que destaca la importancia de su calidad y su compromiso con preparar a los alumnos tanto dentro como fuera del aula.

Si necesitas más información sobre mentoring, descarga de forma gratuita nuestro reporte EduTrends.