OCDE prevé que la automatización eliminará el 14 % de los trabajos

Reporte de automatización de la OECD

Especialistas de la OCDE piensan que las actividades que actualmente demandan títulos profesionales, entrenamiento y capacitación continua serán menos susceptibles a ser automatizadas.

Foto: Bigstock

De nueva cuenta estamos frente a un estudio que pronostica el impacto de la automatización en el trabajo. Como hemos leído en los últimos meses, hay confusión y desconfianza frente a la revolución tecnológica que muchos especialistas vaticinan.

Por citar algunos estudios, el informe Mckinsey señala que hasta el 30 % de trabajos corren riesgo de ser erradicados. Por su parte, un reporte del Foro Económico Mundial estima que se perderían más de 7 millones de empleos. Gartner al respecto señala que sólo se sustituirían 1,8 millones de plazas laborales en todo el mundo. A su vez la OCDE presagia que únicamente el 14 % de trabajos dejarán de existir. ¿A quién le haremos caso?

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), organismo cuyo objetivo es coordinar las políticas económicas y sociales de las naciones afiliadas, hace algunos días publicó una encuesta  que realizó a 32 países con el fin de evaluar el riesgo de desaparecer que corren ciertos trabajos, además de las ventanas de oportunidad que abrirá esta revolución tecnológica.

Te presentamos los hallazgos más relevantes de su informe:

  • De las 32 naciones estudiadas, casi el 50 % de los empleos se verán transformados significativamente por la automatización. Dependiendo del nivel de desarrollo y adopción tecnológica de cada país.
  • El estudio sugiere que estos avances tecnológicos generarán nuevas opciones laborales. La oferta de trabajos puede crecer en el sector servicios. Sin embargo, algunas actividades relativas a este rubro, como manejo de paquetería, servicios alimentarios y transporte serán altamente automatizables.
  • La manufactura y agricultura se verán fuertemente afectadas con la creación de maquinaria automatizada.
  • Las actividades relativas a la inteligencia social, inteligencia cognitiva y percepción no serán automatizadas.
  • Especialistas de la OCDE afirman que las ocupaciones más automatizables son aquellas que requieren poco nivel educativo. Se piensa que las actividades que actualmente demandan títulos profesionales, entrenamiento y capacitación continua, serán menos susceptibles a la automatización.
  • El empleo que usualmente contrata fuerza laboral joven ofrecerá menos oportunidades. Sin embargo, la juventud adoptará rápidamente las habilidades que demandarán los nuevos trabajos.

La OCDE sugiere que es necesario que políticas educativas impulsen a adultos a prepararse continuamente para lograr que se adapten eficazmente a los nuevos requerimientos laborales, de lo contrario podrían crecer las tasas de desempleo.

No sabemos con certeza el daño colateral que la automatización causará. Lo que podemos hacer es sopesar las distintas investigaciones a nuestra disposición para poder dimensionar el posible impacto que tendrá la automatización en la economía de nuestros países y en nuestros trabajos.