¿Qué videos utilizar en clase sin violar los derechos de autor?

projector de video en salón de clases

El aula puede ser el lugar donde se inculque el respeto a los derechos de autor y de propiedad intelectual. Por otro lado, es necesario que los docentes comiencen a echar mano de los recursos audiovisuales gratuitos que abundan en la red y que en ocasiones son poco valorados.

Imagen: Bigstock

Es más potente invitar a la reflexión a un adolescente con una película como Juno que con un panfleto de prevención del embarazo. Es más sencillo ejemplificar la perseverancia con escenas de la película Rocky que con un lección de 10 minutos. La proyección de videos en clase es una herramienta que fortalece el proceso de transmisión de conocimiento, pero, ¿podemos mostrar estos recursos en el aula sin restricciones legales?

La mayoría de las películas están protegidas por distintas leyes de derechos de autor establecidas por cada país. Así que, ¿es legal ver una película de Disney en Netflix en el aula?, ¿se puede ver la película Titanic completa en la clase de inglés? La respuesta es que no está permitido.

Al menos en México, se puede utilizar el 10% de las obras sólo si están en formato DVD o en archivos digitales y deben ser copias adquiridas de manera legal. Se requiere citar a los creadores, casa productora, país de origen y año de publicación.

No hay que desanimarse. Hay un océano de recursos audiovisuales de acceso abierto de calidad que puedes mostrar en clase. Te compartimos algunas fuentes:

  • Charlas TED. En este portal existe una gran cantidad de conferencias didácticas, en diversos temas y pueden ser exhibidas en cualquier salón de clase o foro.

  • YouTube. Su reglamento te permite mostrar los videos de todo su catálogo, sin embargo, no se autorizan las descargas.

  • Documentales producidos por Netflix. A pesar de que no se puede hacer streaming de películas de su catálogo, sí se pueden compartir los documentales creados por Netflix. Aunque la selección es pequeña, su valor didáctico es relevante.

  • Los docentes que editan video y crean su propio contenido, pueden recurrir a bancos gratuitos como Pexels, Pixabay, Mazwai o Coverr.

El aula puede ser el lugar donde se inculque el respeto a los derechos de autor y de propiedad intelectual. Por otro lado, es necesario que los docentes comiencen a echar mano de los recursos abiertos de calidad que abundan en la red y que en ocasiones son poco valorados.

Si tienes alguna fuente de video de acceso libre que no hayamos mencionado y quieres compartirla con los lectores del Observatorio, hazlo en la caja de comentarios.