¿Quién está listo para la era de la automatización? Un informe revela los 25 países mejor preparados

Automation Readiness Index map.jpg

Corea del Sur, Alemania y Singapur son las naciones más preparadas para la próxima ola de automatización, según un nuevo informe de The Economist. México se encuentra en el lugar # 23 de la tabla.

Imagen: The Automation Readiness Index, de The Economist Intelligence Unit y ABB.

Los rápidos avances y la sofisticación de las tecnologías automatizadas tendrán serias implicaciones para el trabajo y el empleo, y los gobiernos deberían estar preparados. Corea del Sur, Alemania y Singapur son los países mejor preparados del mundo para la automatización, según un nuevo informe creado por The Economist Intelligence Unit y patrociando por ABB.

El reporte "The Automation Readiness Index (ARI): Who Is Ready for the Coming Wave of Innovation?" evalúa cuán bien preparados están estos 25 países para los desafíos y oportunidades de la automatización inteligente. El análisis realizado concluye que incluso los países más preparados para el futuro del trabajo deben reconsiderar la educación y la capacitación con un enfoque en el aprendizaje permanente para preparar a las personas los trabajos del mañana. 

"El informe muestra el patrón de éxito del futuro. Debemos aprovechar estas recomendaciones", dice Ulrich Spiesshofer, CEO de ABB. "El ritmo de la innovación y el cambio laboral hoy es tan rápido que todos deben tener acceso al aprendizaje continuo. Aumentar el potencial humano con la tecnología de una manera responsable, a la vez que se brinda educación y capacitación continua. Esta es una oportunidad para impulsar la prosperidad y el crecimiento".

Además de Corea del Sur, Alemania y Singapur, los 10 países mejor posicionados para abrazar la ola de Inteligencia Artificial son, en orden de clasificación: Japón, Canadá, Estonia, Francia, Reino Unido, Estados Unidos y Australia.

Top 10 de países mejor preparados para la automatización

  1. Corea del Sur
  2. Alemania
  3. Singapur
  4. Japón
  5. Canadá
  6. Estonia
  7. Francia
  8. Reino Unido
  9. Estados Unidos
  10. Australia

El análisis del informe se basa en el índice ARI, creado por The Economist Intelligence Unit, así como a través de una serie de entrevistas con expertos de todo el mundo. Las clasificaciones se determinaron sobre la base de un total de 52 indicadores cualitativos y cuantitativos seleccionados en consulta con expertos en automatización, educación y economía.

El estudio encontró que al día de hoy se ha hecho poca política que aborde específicamente los desafíos de la automatización basada en inteligencia artificial (IA) y robótica. "La gran mayoría de los países dentro o fuera de la OCDE están empezando a pensar en la planificación de los desafíos de la automatización", dijo Elizabeth Fordham, asesora principal de relaciones globales en la Dirección de Educación y Habilidades de la OCDE. Pero ningún país está genuinamente preparado para la era de la automatización inteligente.

Solo pocos países, incluidos Corea del Sur, Alemania y Singapur, los primeros en el índice, han emprendido iniciativas en áreas como la reforma de los planes de estudio, iniciativas de aprendizaje continuo, programas de formación profesional y flexibilidad en el lugar de trabajo.

Top 25 de países mejor preparados para la automatización

 El Top 25 de naciones mejor preparadas para la era de la automatización.  Imagen: The Automation Readiness Index, de The Economist Intelligence Unit y ABB.

El Top 25 de naciones mejor preparadas para la era de la automatización. 
Imagen: The Automation Readiness Index, de The Economist Intelligence Unit y ABB.

El Índice de Preparación para la Automatización se centra en tres categorías:

  1. Entornos de innovación: esta categoría realiza un seguimiento de la medida en que cada país cuenta con políticas y estrategias para promover la investigación, la infraestructura y las iniciativas para aprovechar la automatización inteligente. Japón es el país líder en esta categoría.
  2. Políticas del mercado laboral: la automatización probablemente desplazará a los humanos en diversas áreas, al menos aquellos que se dedican a tareas automatizables. Por lo tanto, los gobiernos requieren políticas que promuevan la movilidad y flexibilidad de los trabajadores, así como también programas que ayuden a desarrollar nuevas habilidades. Corea del Sur, Alemania y Singapur empataron por igual en esta categoría.
  3. Políticas educativas: con la automatización, las habilidades requeridas por los empleadores evolucionarán y con ello, los requisitos educativos de la fuerza de trabajo. Esta categoría sigue la preparación para una educación emergente. Corea del Sur encabeza la lista de Políticas Educativas


Algunos hallazgos clave del reporte incluyen:

  • Los líderes del índice destinan considerables fondos y apoyo a la investigación fundamental de inteligencia artificial y robótica: los gobiernos de Japón y Corea del Sur, por ejemplo, canalizan cientos de millones de dólares en fondos para organizaciones del sector público y privado que llevan a cabo investigación en IA y robótica.
  • Solo unos pocos países han empezado a abordar el impacto de la automatización a través de políticas educativas: se espera que la automatización aumente la importancia de la educación STEM y las habilidades socioemocionales (o habilidades blandas).
  • El aprendizaje permanente se está convirtiendo en una rica área de experimentación: diversos gobiernos están buscando alentar a los ciudadanos a someterse voluntariamente a la actualización periódica de sus habilidades.
  • La formación profesional no está a la altura de los desafíos planteados por la automatización inteligente: los expertos entrevistados para el estudio advierten que la formación profesional en la mayoría de los países sigue demasiado centrada en ocupaciones poco cualificadas como para preparar a los jóvenes para el lugar de trabajo automatizado.

El reporte advierte que si los países quieren una estrategia a largo plazo para enfrentar los desafíos de la automatización, la educación debe estar en el centro de ella. La automatización y la IA hacen aún mayor la necesidad de programas de educación básica y nuevos tipos de formación docente.

Según los expertos entrevistados, se habla mucho de este tema pero hay muy poca planificación y acción en este frente hoy en día. "Nadie se ha familiarizado con la planificación estratégica requerida para el cambio educativo en este contexto, y existe una gran necesidad", dice Rose Luckin, profesora de diseño centrado en el alumno del University College London.

Sin embargo, cambiar el currículo es solo una parte de la batalla. La parte más difícil es capacitar a los profesores para que puedan impartir "conocimientos y habilidades del siglo XXI". "Enormes expectativas se están colocando en los educadores que de alguna manera podrán cambiar qué y cómo enseñan. Pero, ¿quién los preparará para hacerlo?", señala Luckin. Los cinco países con mejor puntuación en la categoría de educación al menos han comenzado a adaptar sus programas de formación docente.

Además, en una época en que la tecnología a menudo cambia cómo trabajan las personas, ¿cómo se pueden adaptar a estos cambios? Según el informe, el aprendizaje permanente es parte clave de la respuesta. Crear un marco institucional para apoyar el aprendizaje permanente es parte del desafío, y varios países ya han comenzado. Singapur, miembros de la OCDE como Estonia, EE. UU. y Canadá, así como los países de medianos ingresos como Argentina y Brasil ya lo están haciendo.

"La educación y formación profesional es débil en la mayoría de los países en desarrollo. Su desafío es permitir a los trabajadores más maduros continuar su educación. Necesitan establecer incentivos y canales para que los trabajadores más jóvenes y los mayores lo hagan", aconsejó Francesc Pedro de la UNESCO.

ABB y The Economist Intelligence Unit planean realizar este índice anualmente y revisar los rankings cada año con el objetivo de servir como una herramienta para que los gobiernos identifiquen y apliquen continuamente políticas que respalden una participación exitosa en la nueva economía global automatizada y digitalizada.