Las tres tendencias que están impulsando el cambio en la enseñanza en ingeniería

trayectoria_iid_3.jpg

Un nuevo reporte del MIT revela las tres tendencias que están impulsando el cambio en la enseñanza en ingeniería.

Un nuevo reporte del MIT perfila las próximas tendencias en el panorama de la educación en ingeniería. La publicación perfila algunas de las instituciones emergentes que lideran el campo y cómo se diferencian de los líderes bien establecidos, como el propio colegio de ingeniería de MIT.

A través de una combinación de entrevistas con líderes mundiales de opinión en los estudios de educación de ingeniería y casos de estudio de programas líderes emergentes, el informe pone de relieve los principales avances en el campo. El Tec de Monterrey es mencionado como uno de los innovadores emergentes de América Latina. El documento expone el modelo TEC21 como una iniciativa de aprendizaje híbrido que se mezcla el aprendizaje en  línea, con el que ocurre en campus y en la vida real.

El informe The global state of the art in engineering education, define a los líderes actuales en la enseñanza de la ingeniería como las universidades de investigación occidentales bien establecidas con grandes cohortes de estudiantes. Los líderes emergentes son iniciativas completamente nuevas o el producto de la transformación educativa de todo el sistema, y se adaptan a atender específicamente a las necesidades de sus respectivas regiones. Las instituciones clásicas son reconocidas por su enseñanza rigurosa de las bases de ingeniería y el emprendimiento tecnológico. Los recién llegados han construido sus modelos de educación en torno al aprendizaje basado en el trabajo multidisciplinar y un énfasis en la auto-reflexión por parte del estudiante.

Estos nuevos programas de ingeniería muestran un patrón de liderazgo inspirado, profesorado innovador y la disponibilidad de herramientas para experimentar con nuevas formas de educar. Entre sus retos comunes se encuentra la necesidad de ampliar su diseño centrado en el estudiante para que de cupo a grandes cohortes estudiantiles, promover la enseñanza de alta calidad y estrechar su colaboración con los gobiernos estatales.

El documento identifica tres tendencias principales que están impulsando el cambio en la enseñanza de las ingenierías. El primero es un cambio geográfico de los países occidentales de altos ingresos a las fuertes economías emergentes de Asia y América Latina. Muchos países de estas regiones ven un gran potencial de crecimiento económico en la inversión en programas de ingeniería innovadores que preparen los trabajadores altamente cualificados que necesitan para permanecer competitivos.

La segunda tendencia es un movimiento hacia los planes de estudio abiertos y adaptados a las necesidades sociales. Este tipo de programas hacen hincapié en las preferencias de los estudiantes, el aprendizaje multidisciplinar y experiencias del mundo real fuera del aula. Muchas de estas características aparecen los programas líderes actuales, pero en su mayoría se trata de actividades complementarias que aún no se han integrado plenamente en un plan de estudios.

La tercera tendencia es la motivación para ofrecer a gran escala una experiencia de aprendizaje integrada centrada en el estudiante. La integración se logra gracias a una columna vertebral de proyectos de diseño multidisciplinar que conectan el aprendizaje en clase con el aprendizaje en el trabajo.

El informe del MIT sugiere la formación de ingenieros se encuentra actualmente en un período de cambios rápidos en sus prácticas fundamentales. La lista de jugadores relevantes en el campo, ya no se limita a unas pocas instituciones muy bien establecidas y masivamente financiados. Esta oleada de innovación educativa en todo el mundo está subiendo la vara en términos de las posibilidades.