Nace un nuevo ecosistema de innovación respaldado por el MIT: MIDE

MIDElanzamientoMadrid.jpg

La iniciativa busca fomentar la innovación, el desarrollo económico y el empleo en Madrid a través de la cooperación entre universidades, empresas, emprendedores, inversores y administraciones públicas.

Con el respaldo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), el pasado 16 de enero nació la plataforma colaborativa Madrid Innovation Driven Ecosystem (MIDE), la cual busca fomentar la innovación, el desarrollo económico y el empleo en la región de Madrid.

MIDE busca reunir en un solo lugar a los cinco actores principales que deben participar en todo ecosistema de innovación: empresas, universidades, emprendedores, inversores y administraciones públicas. Esto, de acuerdo a la metodología del programa de aceleración de emprendimiento regional del MIT (REAP por sus siglas en inglés).

El equipo multidisciplinar que conforma MIDE está compuesto por la Comunidad de Madrid, la UPM, Calidad Pascual, IBM, Ferrovial, Tetuán Valley, Alcorcón Ecocity y Unlimiteck. Se espera que en el futuro más entidades se unan a esta iniciativa.

La plataforma sin ánimo de lucro tiene por objetivo "crear un espacio común de innovación y emprendimiento donde se integren y colaboren diferentes grupos de interés de la sociedad, con tres claros propósitos: generar un impacto colectivo que logre avanzar en la capacidad de emprendimiento e innovación en la región de Madrid; que el progreso económico y social en la comunidad contribuya al desarrollo y crecimiento de los diferentes grupos de interés del ecosistema; y conseguir que Madrid se convierta en un referente internacional capaz de atraer y retener el talento y las capacidades de innovación y emprendimiento”, explicó Álvaro Bernard, director de Innovación Disruptiva de Calidad Pascual, durante la presentación que tuvo lugar en THECUBE Madrid. 

¿Y por qué Madrid? MIDE se ha establecido en la capital porque ésta es "un nudo de comunicaciones clave" con América Latina, Europa y Oriente Medio comentó Ángel Francisco Agudo, profesor de la UPM.